Una genialidad de Higuaín acerca al Nápoles al liderato

Una genialidad de Gonzalo Higuaín, que alcanzó su tanto número 200 entre River Plate, Real Madrid y Nápoles, entregó los tres puntos al Nápoles ante el Udinese: los azzurri, imparables en las últimas semanas (10 victorias en 12 partidos con 33 goles marcados y apenas 3 encajados), volvieron a acercarse a la cima de la tabla de la Serie A ocupada por el Inter, cuya ventaja es de dos puntos. El bonito fútbol de Maurizio Sarri –línea defensiva muy alta, presión, y triángulos– sigue intacto ante cualquier rival: también con los bianconeri, el conjunto sureño dominó la primera parte dejando a Pepe Reina casi sin trabajo. A pesar de eso, los partenopei –como ocurrió ante el Genoa– no conseguían abrir la lata: Higuaín, Insigne, Callejón y Hamsik sumaron al menos seis oportunidades claras, que acabaron fuera por pocos centimetros o neutralizadas por un buen Karnezis.

Nada más empezar la reanudación, sin embargo, volvió a aparecer la clase del Pipita: el argentino, tras un pase vertical de Jorginho, penetró en el sector derecho de la defensa friulana y rompió el partido con un zurdazo cruzado que pegó el palo antes de colarse en la portería. Un golazo que enloqueció el San Paolo y, a la vez, bajó el ritmo de los partenopei, agotados tras haber disputado siete partidos en las últimas tres semanas. En el tramo final del enfrentamiento, de hecho, los locales dejaron la iniciativa al Udinese, a un paso del empate con un cabezazo de Widmer desviado fuera por Reina y con Lodi, que chutó alto desde el límite del área rival en el 91′. Poca cosa, de todas formas, para dar miedo a un equipo sólido como el de Sarri, que además de dar espectáculo casi nunca encaja goles (en la Serie A dejó su portería a cero por cuarta vez consecutiva) una característica que le faltó, paradójicamente, en la segunda temporada de Rafa Benítez, que en Italia siguen considerando de todo menos defensivo. Bajo el Vesuvio nadie se atreve a decirlo, pero luchar por el Scudetto, con estos números y estas actuaciones, es un objetivo cada vez más real.

MIRKO CALEMME

 

Translate »